Seguidores

sábado, 18 de agosto de 2012


Gracias a una llamada he podido tranquilizarme…

Sin el apoyo de mi mejor amiga, ahora  estaría  con un ataque de ansiedad muy fuerte, no he comido nada en todo el día. Intento no derrumbarme pero por mucho que me esfuerzo mis lagrimas caen por si solas, he discutido con mi pareja por la dura convivencia del día a día.

Todas las parejas discuten como es normal por sus diferencias, aunque yo no puedo seguir engañándome a mi misma, en cualquier discusión tu pareja ha de apoyarte en los duros momentos, y yo me siento sola. Cuando lloro y estoy mal y el no está a mi lado, se encierra en otra habitación o sencillamente ni siquiera se atreve a mirarme. Cada día me gusto menos físicamente y no tengo ganas de salir a tomar algo con mis amigas para despejarme, me siento inferior a los demás solo porque no tengo estudios. Una de tantas discusiones pero en concreto esta, ha sido horrible… jamás podría decirle a la persona que amo por muy cabreada que estuviera, que al no tener nada en esta vida en la cual unos papeles justifiquen alguna propiedad en tu nombre, tenga algún futuro. 

De ningún modo podría dejar que la persona a la que quiero el resto de mi vida a mi lado, soltara una sola lágrima. Pueden suceder muchos momentos duros en los que solemos perder los nervios, lo que no puede tolerarse como estoy haciendo es permitir infravalorar a otra persona. He de quererme a mi misma y aprender, que quien me ame mis defectos respetará. El problema es darte cuenta antes y aprender cuándo es el momento de decir ¡BASTA!

Estoy embarazada de seis meses, mi hijo aprenderá de su madre a saber valorar, amar y respetar. Nunca es tarde para aprender.

8 comentarios:

  1. Nuria:
    Describes una dura situación, sin retorno.
    Es más común de lo que uno pudiera creer; ya que las relaciones de muchas parejas carecen de la suficiente madurez y mutuo conocimiento como para no caer en estas trampas.
    Hoy, la procreación de un hijo puede ser planificada; algo que da la oportunidad de saber de antemano que será bien recibido, en un hogar con futuro.
    El tema que has elegido es difícil para ser escrito, pues presupone transmitir una enorme carga emotiva, de angustia y de desolación. Si bien no me considero experto ni mucho menos, creo que lo has transmitido con toda justeza.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arturo por pasar por mi blog, y poe tus palabras, una abrazada.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con tus palabras Arturo, sin duda has logrado transmitir esa dificil situación que viven muchas mujeres y obligarnos a pensar en porqué no, nos damos cuenta antes, de los detalles de alarma, quizás por amor, no lo se, me ha encantado nuria, besos.

    ResponderEliminar
  3. Para mí es dificl imaginar situaciones tan duras Nuria... si nos dieramos cuenta y supieramos reaccionar sin pensarlo a la primera voz de alarma, no sufririamos tanto las mujeres, es un tema candente y duro y si encima hay hijos por medio, aun más, me ha gustado mucho la narrativa, sigue así, besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Pepa, gracias por tus palabras, pienso igual que tu, una abrazada.

      Eliminar
  4. Nunca entenderé porqué no decen basta, justo antes de padecer por amor, ningún hombre vale la pena si hace sufrir a una mujer, tengan hijos o no. Por el bien de los hijos, deberian decir se acabó, porqué acaban sufriendo, el amor no es sinónimo de sufrimiento, quién ama no hace daño, al contrario, desea que su amada no sufra o por el contrario no deberia llamarse ¡hombre! muy bien narrado Nuria, se nota quién te instrulle, me ha gustado mucho, salutti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo tampoco Ronald, gracias por tus palabras, creo que si, que tengo una buena maestra, una abrazada.

      Eliminar